Zambomba

Membranófono de ficción indirecta, que puede ser de astil simple o múltiple, fijo o móvil. Se compone de tres partes: el cuerpo o receptáculo (de infinidad de materiales, tamaños y formas; en los ejemplos de la imagen de la derecha, de caduf, orza y puchero), el parche o la membrana de piel, y el astil o vara (de caña vera). El sonido se produce cuando vibra la membrana al friccionar el astil.

Diversas zambombas construídas por J. Moltó (foto: John Patterson)

Este instrumento de orígenes remotos denominado zambomba es una palabra onomatopéyica que procede del congoleño zimbembo, que parece aludir  a ciertos cantos fúnebres. El origen de este instrumento estuvo vinculado a ritos de paso iniciáticos para jóvenes.

Del Congo se cree que llegó a la Península Ibérica hacia el siglo XV, traída por esclavos oriundos de Zaire, en gran parte dedicados al servicio doméstico. Estos ayudaron a su de gran difusión por el sur de España y muchos otros lugares, e influyeron notablemente en bailes y cantos. Harían sonar la zambomba por el día de San Martín, o los mediantes entre la Navidad y la Epifanía, festividades cristianas que sustituían antiguos rituales vinculados al solsticio de invierno. En el siglo XVI los tercios de españoles -o de Flandes– introdujeron la zambomba en lugares como Holanda. Allí recibe el nombre de rommelpot.

Recibe diversos nombres según la geografía, entre otros, simbomba en la zona del mediterráneo español, eltza-gor en el País Vasco, furruco en Venezuela, cusuco en Venezuela, o zambora en Portugal.

Existen infinitas variedades, por lo que aquí sólo expondremos algunos ejemplos. Para completar datos recomendamos acudir a las páginas de donde bebe este texto (Moltó, 2011: 75-79).

La zambomba que consta en las dos imágenes es de Peñíscola (Castellón). Ha sido construida usando como recipiente un caduf o canjilón, el recipiente transvasador usado en las antiguas norias de agua, también utilizado en otros contextos como arte de pesca para el pulpo de roca en el Mediterráneo español. En la imagen de la derecha consta la misma zambomba, pero la foto incluye el silbato de hojalata que se instala en la base de la zambomba. Ese silbato recibe varios nombres según el lugar, como reclam chulet, también denominado xiulet en Baleares.

En las imágenes que siguen a continuación se observa, por un lado, una zambomba común con recipiente de orza (izquierda). Por otro lado, se documenta una zambomba de Almagro (Ciudad Real) en puchero y con castañuela como elemento resonador (derecha).

Próximamente incluiremos un vídeo de la zambomba.

Bibliografía, fuentes y recursos en Internet

BORDAS IBÁÑEZ, Cristina (2008): Instrumentos musicales en colecciones españolas, vol. 1, Museos de titularidad estatal. Ministerio de Cultura. Madrid, Centro de Documentación de Música y Danza (Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), ICCMU, 2008 (2ª ed.). Varias zambombas construidas por José Moltó tienen el número de inventario 39639, 39658, 39659, 39660 (p. 307).

Zambomba construída por José Antonio Moltó Díaz, en CERES; Red Digital de Colecciones de Museos de España.

Zambomba construída por José Antonio Moltó Díaz, en Europeana.eu

MOLTÓ, José (2011): “Zambombas y sonajas en el cañaveral. Charla con instrumentos musicales”, en P. J. LAVADO y V. M. LACAMBRA (coords.): (coords.): IV Jornadas Nacionales de Ludotecas. Ponencias y comunicaciones. El juego presente en la Educación, páginas 75 a 86.

 

Creative Commons License

ISSN 2530-9471